Un día en el Infierno!


Desde hace 125 años la Paris - Roubaix es una carrera épica y en 2021 fué un verdadero infierno. Después de más de 2 años y medio sin realizarse por la pandemia y al realizarse este año en el mes de Octubre la condiciones fueron implacables.


Se recorrieron 257 kms y 30 segmentos de lo que ahora se le conoce como gravel (60km aprox), llevábamos más de 10 años de no recorrer una versión de la Paris-Roubaix con lluvia, en la versión 2021 los primeros 150 km fueron bajo el agua y aunque hacia el final de la carrera se secó un poco el ambiente los caminos empedrados o de terracería seguían siendo muy complicados para los corredores.


Gianni Moscon del Ineos Grenadiers a falta de 60km a meta lidereaba un grupo de 3 a 45 segundos del grupo de Sonny Cobrelli y Van der Poel, para atacarlos y seguir en solitario faltando 50 km. Todo parecía que así se mantendría por que iba incrementando su ventaja poco a poco, pero a falta de aproximadamente 30 km sufrió una ponchadura que su llanta Tubeless no alcanzó a tapar por lo que tuvo que cambiar de bicicleta y para posteriormente en al segmento 7 de gravel Cysoing a Bourghelles sufrir una caída con lo que lograron acercarse a 10-15 segundos.


A 20 kms de la meta el grupo de Van der Poel, Cobrelli y Vermeersch se acercaban a Moscon en los segmentos de de gravel y pero se recuperaba el ciclista del Ineos en el asfalto. No fué sino hasta el segmento de Carrefour de l´Arbre de 2.1 kms de longitud que le dieron alcance y resagándose casi inmediatamente.





Principalemente Van der Poel jaló al grupo, probablemente se sentía con la fuerza de sobreponerse en el sprint pero en los últimos kilñometros recibió poca ayuda de Cobrelli y prácticamente nada del ciclista del Lotto Soudal.


Hasta el velódromo de Roubaix nuevamente Holandés al frente esperando el ataque de unos de sus competidores pero al final Cobrelli se impuso en los últimos metros y Florian Vermeersch segundo relegando al tercer lugar a Mathieu van der Poel. Moscon se mantuvo al frente del grupo en 4to lugar para finalizar una de las más épicas ediciones del Infierno del Norte, la París-Roubaix.